DESTINOS
* malaika, del suahili: Ángel
TANZANIA Fauna, Antropología y Evolución Humana - DEL 18 AL 27 DE MAYO DE 2018 - Guiado por el Profesor JORDI SERRALLONGA

Duración: 10 días
Tamaño del grupo: Máximo 15 personas
 

Precio en habitación doble:4.515,00€
Tasas (a reconfirmar en el momento de la emisión):  335,00€
Supl. Habitación individual:  525.00€

*Precios válidos mínimo 12 personas

 

Plan de Vuelos:

BARCELONA AMSTERDAM               18MAY                 KL1662                  0620 / 0855

AMSTERDAM KILIMANJARO             18MAY                 KL567                    1025 / 2000

KILIMANJARO AMSTERDAM             26MAY                 KL569                    2055 / 0725+1*

AMSTERDAM BARCELONA                27MAY                 KL1669                  1020 / 1235

*Vuelo KL569, escala técnica en Dar es Salaam

 

DÍA 01.- 18 mayo                   BARCELONA – AMSTERDAM - KILIMANJARO
SALIDA DESDE PAÍS DE ORIGEN – LLEGADA A TANZANIA
INICIO DE LA EXPEDICIÓN
Cena
Salida, en avión, del cuerpo expedicionario desde la ciudad de origen. Conexión con el vuelo destino Tanzania y, tras sobrevolar el Nilo (y las leyendas de los grandes exploradores que fueron en busca de sus fuentes), la ansiada llegada al aeropuerto internacional de Kilimanjaro.
Dado que nuestra llegada será de noche, realizaremos un traslado, con nuestro vehículo 4x4, hasta un alojamiento a medio camino entre el aeropuerto y Arusha para recuperar fuerzas.

 

DÍA 02.- 19 mayo                   ARUSHA – PARQUE NACIONAL DE ARUSHA – ARUSHA
EL BOSQUE AFRICANO: LA CUNA DE LOS PRIMEROS HOMÍNIDOS
Desayuno – almuerzo - cena
Primer amanecer de la expedición en África. Tras reposar unas horas y tomar un reconfortante desayuno, viaje en 4x4 hasta las faldas del Monte Meru; un volcán durmiente donde realizaremos un safari muy especial. Aquí nos encontraremos con bosques y praderas donde, cobijados por la niebla, pastan los jiráfidos, así como los rebaños de búfalos que, junto al guía y un ranger armado del TANAPA (Parques Nacionales de Tanzania), intentaremos espiar muy de cerca a lo largo de un trekking suave y agradable.
Los largos y majestuosos cuellos de las jirafas, para sorpresa de aquellos que las creían enclaustradas en las áridas llanuras de Sinya o el Serengeti, emergen de la espesura en un paisaje que nada tiene que envidiar a las recreaciones de Spielberg en Jurassic Park. Y es que los expedicionarios se adentrarán en el contexto ecológico que caracterizó la aparición de aquellos primeros homínidos que, fechados entre los seis y los dos millones y medio de años antes del presente, precedieron a los Homo de la sabana: los australopitecos. Estos hombres-simio convivieron con especies de primates adaptadas a un ambiente forestal; es el caso de los colobos (cercopitecos especializados en una dieta folívora) que han pervivido hasta nuestros días.
Así, junto con la visita de los lagos Momella del Parque Nacional de Arusha, marcharemos en busca de los codiciados colobos de cara blanca y negra de camino a la caldera extinta de Ngurdoto. Verlos supone un premio para el aprendiz de naturalista, pero también para el primatólogo consagrado; su largo pelaje se extiende como una alfombra voladora cuando saltan de árbol en árbol, y la ausencia de dedo pulgar nos habla de su extraordinaria adaptación biológica a la locomoción arborícola. Las maravillas de la evolución.

 

DÍA 03.- 20 mayo       ARUSHA – PARQUE NACIONAL DE MANYARA – KARATU
LA GRAN FALLA DEL RIFT Y LA GÉNESIS DE LA HUMANIDAD EN EL PLANETA
Desayuno – almuerzo - cena
Desde Arusha, nos pondremos en marcha hacia el Parque Nacional de Manyara. Manyara es el mejor ejemplo de diversidad botánica del Este de África y un calco casi exacto de lo que antaño fue la ecología de uno de los lugares que visitaremos a lo largo de nuestra expedición: los yacimientos arqueológicos y paleontológicos de Oldupai.
La flora y fauna que encontramos en sus márgenes supone realizar un viaje en La Máquina del Tiempo de Wells para visualizar cómo nuestros antepasados aprovecharon los recursos naturales en pro de su supervivencia. Es por ello que realizaremos un safari hasta las llanuras de inundación del lago Manyara, por los escarpes, humedales, etc. Allí, acompañados por la fauna circundante y la proximidad de la muralla natural que supone la Gran Falla del Rift, descubriremos los secretos sobre nuestro pasado geológico y biológico. Y es que no podemos estudiar la flora, fauna y etnias de África sin entender la geología del continente que las ampara. El accidente geológico de la Gran Falla del Rift –una cicatriz que cruza África desde el Mar Rojo hasta Mozambique– provocó, hace dieciocho millones de años, un gran cambio climático que condujo a la estacionalidad actual en el África Oriental (una larga estación seca versus una corta estación de lluvias) y la desaparición paulatina de los frondosos bosques tropicales en favor de los espacios abiertos de sabana. Sin la Gran Falla del Rift hubiera sido imposible la génesis de los grandes lagos alcalinos, así como la aparición de los primeros homínidos que, viéndose desprovistos de la cobertura vegetal, abandonaron la seguridad de los bosques para aventurarse en las sabanas.
Ascenderemos, con el vehículo, el vertical y elevado escarpe occidental de la Gran Falla del Rift, para contemplar una bella panorámica de toda la cuenca del lago Manyara. Acto seguido, nos encaminaremos hacia el poblado de Karatu, pues –al final de la jornada de safari– nos espera un cafetal a los pies del Ngorongoro. Nuestra granja de Karatu.

 

DÍA 04.- 21 mayo       KARATU – CRÁTER DE NGORONGORO – KARATU
NGORONGORO: UNA DE LAS GRANDES MARAVILLAS DE LA NATURALEZA
Desayuno – almuerzo - cena
Si Karen Blixen escribió las inolvidables palabras “Yo tenía una granja, en África, a los pies de las Colinas de Ngong”, nuestros expedicionarios podrán escribir que durmieron en una granja, en África, a los pies del Ngorongoro.
Temprano, cabalgaremos a lomos de nuestro vehículo 4x4 para remontar la cresta del Ngorongoro. Llegados a la parte más alta, escoltados por la niebla y los bosques que nacen y crecen en las escarpadas pendientes, descenderemos hasta el interior de la gigantesca caldera: un circo natural de más de veinte quilómetros de diámetro cuyos diversos ecosistemas –desde las extensiones de gramíneas, pasando por riachuelos y llanuras lacustres, hasta llegar a los bosques de acacias amarillas– son el hogar de una extraordinaria biodiversidad, incluidos, por supuesto, los humanos. Los clanes maasai –guerreros y pastores nómadas– que habitan el Área de Conservación de Ngorongoro descienden hasta el interior de la caldera con sus rebaños de vacas.
Para un naturalista y guía de expediciones no existe mayor emoción que contemplar hoy los mismos rincones del cráter filmados por sus ídolos hace décadas atrás. De entre todas las especies representadas, el rinoceronte negro (casi extinto otrora debido a la caza indiscriminada en pos de sus cotizados cuernos) es, sin duda, el exponente de las políticas de conservación que naturalistas como los Grzimek y Félix Rodríguez de la Fuente defendieron gracias a su gran trabajo de investigación y divulgación. Los restos de Michael Grzimek, desaparecido al estrellarse la mítica avioneta pintada de cebra que pilotaba sobre el Ngorongoro y el Serengeti, reposan bajo un monolito de guijarros en la cresta del cráter de Ngorongoro. Es el lugar que escogió su padre, el zoólogo Bernhard Grzimek, para que su hijo de sólo veinticinco años de edad no se desligase del sueño que, poco tiempo después, se haría realidad gracias al primer presidente de la Tanganyika independiente, Julius Nyerere: el desarrollo del Área de Conservación del Ngorongoro y el Parque Nacional del Serengeti. Bernhard, que quiso firmar su gran obra El Serengeti no debe morir junto a su ya desaparecido Michael, hoy también está enterrado al lado de su hijo en lo alto del Ngorongoro.

 

DÍA 05.- 22 mayo       KARATU – LAGO EYASI – KARATU
LOS ÚLTIMOS CAZADORES-RECOLECTORES HADZABE DEL LAGO EYASI
Desayuno – almuerzo - cena
De madrugada nos dirigiremos hacia el lago Eyasi para conocer a los Hadza; una etnia de cazadores-recolectores nómadas que todavía sobrevive en forma de pequeños grupos, de 15 a 25 personas, en un terreno duro e inhóspito: cazan con sus arcos y flechas envenenadas, recolectan frutos del bush, prospectan el territorio en busca de miel... Los visitaremos siguiendo las mismas precauciones que tomaría un etnólogo para no molestar ni interferir en la vida de estas gentes fascinantes que nos han enseñado muchas cosas necesarias para reconstruir aspectos de la vida de nuestros cazadores-recolectores prehistóricos.

 

DÍA 06.- 23 mayo         KARATU – OLDUPAI GORGE –  PARQUE NACIONAL DEL SERENGETI
LA GÉNESIS DE ÁFRICA: OLDUPAI Y LA CUNA DE LA HUMANIDAD
Desayuno – almuerzo - cena
Desde Karatu nos desplazaremos hasta uno de los lugares que es visita obligada para todo interesado en indagar sobre los orígenes y evolución de la Humanidad: la Garganta de Oldupai (o Olduvai, tal como aparece escrito de forma incorrecta en la bibliografía y mapas debido a la pronunciación del topónimo maasai en inglés y alemán).

En los yacimientos arqueológicos y paleontológicos de la Garganta de Oldupai han sido descubiertos tesoros clave de la Evolución Humana. Destacan dos lugares. De un lado, FLK, el paraje donde Mary Leakey, la mujer de Louis Leakey, encontró en 1959 el famoso cráneo de un homínido muy robusto: el Cascanueces o Parantropus boisei. Un año más tarde, en la cercana localidad de “Homo”, uno de los hijos del matrimonio Leakey, desenterró, mientras jugaba, los restos fósiles del mítico Homo habilis. Uno de estos niños, Richard, con el tiempo, acabaría convirtiéndose por accidente no sólo en un famoso paleoantropólogo continuador de la saga, sino en un gran defensor de la fauna de Kenya. Una misión que se tradujo en una serie de atentados contra su persona que acabaron desembocando en el sabotaje de la avioneta que pilotaba. Hoy, con sus cicatrices y junto a su mujer Meave e hija Louise, sigue siendo el testimonio vivo de una familia que dedicó grandes esfuerzos en rescatar nuestro pasado encerrado en las entrañas de la Tierra.

ldupai, nos adentraremos en las llanuras que conquistaron el alma y corazón de grandes naturalistas, para siempre: las sabanas de Ndutu. Las llanuras de Ndutu serán el preámbulo de las grandes extensiones del Parque Nacional del Serengeti donde se ubica nuestro tented camp. La conversación bajo las estrellas del cielo austral, y a la vera del fuego de campamento, nos espera.

 

DÍA 07.- 24 mayo       PARQUE NACIONAL DEL SERENGETI
SIRINGET... LA LLANURA SIN FIN: EL TERRITORIO DE LEGENDARIO DE ELEFANTES Y HUMANOS
Desayuno – almuerzo - cena
Las llanuras de Ndutu pertenecen, administrativamente hablando, al Área de Conservación de Ngorongoro (y así lo veremos reflejado en la cartografía política), pero desde un punto de vista ecológico forman parte del ecosistema del Serengeti: el escenario de la gran migración que, en la década de los 60, sólo movía medio millón de animales debido a la amenaza constante de extinción para los ñus y cebras (caza descontrolada, explotaciones agrícolas y ganaderas...). Hoy, gracias a la labor de conservación realizada en los parques nacionales de Tanzania, observamos migraciones que superan de largo los dos millones y medio de individuos. Félix Rodríguez de la Fuente –enamorado de Tanzania– estaría contento de escuchar dicha noticia de labios de su gran amigo Hugo van Lawick que, antes de perecer en 1989, pudo seguir filmando las maravillas de esta región.

Emplearemos la jornada para, sin límite de kilometraje en el 4x4, desplazarnos por los mares y océanos de gramíneas sólo salpicados por islas o archipiélagos que son los imponentes kopjes (kopis en lengua swahili); colinas grises formadas por grandes rocas graníticas de forma globular que, aguantadas en mágico equilibrio las unas sobre las otras, son el hogar de gigantescas euphorbias y otras plantas capaces de resistir la escasez de agua. Una vegetación de aspecto antediluviano que da cobijo a babuinos, hienas, buitres, águilas, damanes de las rocas (el pequeño antepasado del colosal elefante africano actual), lagartos multicolores, cobras negras... y, cómo no, a los grandes gatos como el león y el leopardo que buscan calor pero también buenos puestos de vigía. Jirafas, búfalos, cebras, antílopes y gacelas son sólo la punta del iceberg de entre toda la biodiversidad que observan los ojos de los felinos y de la que nosotros también seremos testigos privilegiados.

El Serengeti es el lugar donde los depredadores –como los leones, leopardos, guepardos, hienas, etc.– cazan a los mamíferos (ñus, cebras, búfalos, impalas, gacelas, etc.) que se alimentan de hierba y que, como el majestuoso elefante, regeneran toda la vegetación. Nacer, crecer y morir forma parte del ciclo de la Vida en este maravilloso paraje del planeta. Un lugar donde otros muchos seres no tan conocidos ni idolatrados por el gran público, desde el gran buitre hasta el minúsculo escarabajo, participan de la cadena trófica al convertirse en los mejores basureros o recicladores de la naturaleza. En el Serengeti aprenderemos los secretos del comportamiento social de los hipopótamos, la vida amorosa de las jirafas o la curiosidad y juegos de los primates no humanos. Y es que a lo largo de nuestro safari en el vehículo 4x4, asomándonos a través de los techos descubiertos, contamos con el mejor punto de observación para gozar de la visión de la fauna que se mueve por la "Llanura sin fin" en busca de alimento, en busca de su supervivencia y futuro.

 

DÍA 08.- 25 mayo       PARQUE NACIONAL DEL SERENGETI – RESERVA PRIVADA DE MARAMBOI
EL PERIPLO DE LOS GRANDES NATURALISTAS, ARQUEÓLOGOS Y ANTROPÓLOGOS EN ÁFRICA
Desayuno – almuerzo - cena
Desde la zona centro del Parque Nacional del Serengeti iniciaremos nuestro viaje en 4x4 hacia el Sur. Atravesaremos las llanuras donde se desenvuelve, cada día, la cadena trófica de la sabana y, a continuación, cruzaremos el Área de Conservación de Ngorongoro hasta pasar de largo Karatu y arribar a la Reserva Privada de Maramboi, en la orilla Oriental del Lago Manyara. Aquí almorzaremos para, por la tarde, realizar un interesante safari a pie rodeados por el paisaje y faunas de este lugar extraordinario. El paseo nos trasladará hasta los tiempos de los primeros naturalistas, arqueólogos y antropólogos que trabajaron en el África Oriental.

Andar por la llanura de inundación –la costra de sal seca parecida al caparazón de una colosal tortuga– del lago Manyara y llegar lo más cerca de sus orillas supone una experiencia única. Es el mejor momento para observar, pero también para reflexionar sobre todo lo vivido durante la expedición. El guía y autor de la misma, Jordi Serrallonga, nos invitará a conocer uno de sus lugares "secretos" que se esconden y reparten por su despacho: el Mundo. Allí lo desveleremos.

 

DÍA 09.- 26 mayo       MARAMBOI – ARUSHA - AMSTERDAM
ARUSHA… LA CIUDAD DEL VIAJERO
Desayuno – almuerzo
Arusha es un lugar que el guía ha bautizado como la Ciudad del Viajero. Efectivamente, Arusha es la población donde mujeres y hombres diversos –arqueólogos, naturalistas, directores de cine, cooperantes, escritores, emprendedores, turistas– se mezclan en el crisol de esa rica cultura swahili condimentada con otras lenguas y costumbres aportadas por decenas de pueblos centenarios y milenarios: el África actual.
Una vez en Arusha realizaremos un safari urbano, de la mano de nuestro guía, para conocer algunas de las emblemáticas localizaciones de la mítica película ¡Hatari!. Y también tendremos la oportunidad de almorzar en el hotel más antiguo de la ciudad: el Arusha Hotel, que no sólo aparece en la novela Soñando con los Maasai sino que ha sido morada para figuras ilustres de la política, el cine y los safaris (el Barón Bror Blixen, el actor John Wayne, el príncipe Charles de Inglaterra, etc.). Todo ello hasta la hora de marcha hacia el aeropuerto internacional.

La subida por la escalerilla del avión y el safari njema de los locales (buen viaje) es inseparable del tutaonana tena (hasta la próxima). Como ya dijo Jane Goodall en una ocasión “quien bebe de las fuentes de África jamás saciará su sed”.

Noche a bordo.

 

DÍA 10.- 27 mayo       LLEGADA A PAÍS DE ORIGEN
FIN DE LA EXPEDICIÓN ARQUEOLÓGICA Y ANTROPOLÓGICA
Llegada a Ámsterdam y conexión a nuestro destino final